COLECHO: UNA OPCIÓN MÁS

COLECHO: UNA OPCIÓN MÁS

Hola bonit@s!
Hoy vengo con un tema que crea bastante controversia, el colecho.

En muchos países estamos aún en pañales, cuando hablamos de dormir con los hijos algunas personas nos miran como bichos raros. 

En Europa nos llevan la delantera en el dormir con los hijos, hace muchos años ya que la pregunta ¿ que es el colecho ? (10 años o más) ya prácticamente no se hace en España, la gran mayoría de los padres lo tienen claro y la práctica es muy popular. Gracias a los avances en neurociencia se comienza a conocer sobre el funcionamiento cerebral y específicamente de los recién nacidos y niños, entonces aparecen especialistas que avalan esta práctica y la recomiendan.

Los recién nacidos y niños necesitan dormir con sus padres porque neurológicamente están en desarrollo.

Cuando nació nuestra primera hija, instalamos la minicuna junto a nuestra cama con toda la intención de que ese fuese su lugar para dormir pero Candela se pasaba la vida en mi pecho, a demanda, haciendo insostenible el estar toda la noche de la minicuna a mis brazos y viceversa. Cada vez pasábamos más tiempo los tres en la cama y decidimos que para que yo pudiese descansar el poco tiempo que me dejaba entre toma y toma, durmiese con nosotros en la cama. Así descubrimos el colecho como una opción más.
Leyendo mucho sobre el tema fuimos descubriendo que son muchas los beneficios  de dormir junto al bebé:

– Facilita la lactancia y la alimentación nocturna: los bebés que colectan con sus padres s alimentan más durante la noche que los que duermen separados de ellos.

– Los bebés tienen  un sueño más reparador: el llanto del bebé no siempre es por hambre o dolor, también a veces necesitan mimos y sentir contacto. Esto se facilita con el colecho, favoreciendo el descanso del bebé. 

– Los padres descansan más y mejor: y esto va enlazado a lo anterior, si el bebé descansa mejor los padres igual.

– Estimula el apego y el vínculo entre padres- hijos. 

Por otra parte, muchas asociaciones recomiendan una serie de precauciones a tener en cuenta para un colecho seguro

– Acostar al bebé boca arriba. 

– El colchón debe de ser plano y firme.

– evitar el uso de almohadas, cojines, peluches, mantas en exceso… que pueda  asfixiar al bebé.

– No cubrir la cabeza del bebé.

– No compartir la cama si se está demasiado cansado o con fiebre. 

Con Sofía todo ha sido diferente ya que desde bebé empezó a dormir bastantes horas seguidas de noche, sin manar. Entonces si la dejábamos en su minicuna junto a nuestra cama.

Con esto termina esta entrada, espero que os haya servido y no olvidemos que cada bebé es un mundo y cada uno tiene necesidades distintas a otro. Pero  si decides hacer colecho debes hacerlo hazlo con responsabilidad y mucho cuidado. Gracias por pasar!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.